SER O NO SER UNA EMPRESA COMPETITIVA

Toda empresa altamente competitiva en algún momento de su vida tuvo que revisar o rediseñar su estrategia para conservar o alcanzar el liderazgo de su sector, sea por medio del lanzamiento de un nuevo producto, la revisión del segmento de mercado en el cual se quería competir, por el mejoramiento de sus procesos o una combinación de ellas, pero ninguna de estas ventajas es eterna. Hoy las empresas y los mercados cada vez son más dinámicos, se cuenta con mayores medios económicos, recursos técnicos y humanos, con mano de obra "barata" que juega un papel vital en las decisiones estratégicas que se deben tomar para sobrevivir.
En los últimos años, la competencia ya no se centra en empresas dentro de mercados reducidos sino que ha pasado a ser una competencia global que alcanza a los mismos países. Por ejemplo México, por su cercanía con EEUU mantiene con cierta dificultad una ventaja competitiva debido a su ubicación geográfica y a los costes de mano de obra, pero con el tiempo se ha ido encareciendo y ha hecho que los CEO's de las empresas en países industrializados como EEUU, Canadá, Alemania o Inglaterra, cambien la vista a horizontes más lejanos como son China, Eslovenia o la India.

Ejemplo de ello es Levi's, que anunció el cierre de sus dos últimas plantas manufactureras en EEUU después de tener 63 fábricas a comienzo de los años ochenta.
El portavoz de Levi's comentaba que el cierre de estas plantas se había ido aplazando pero "resultaba inevitable". "Hemos intentado hasta el final mantener parte de la producción en Estados Unidos pero tenemos que ser competitivos para sobrevivir en el mercado", explicó. La próxima primavera seguirán el mismo camino las tres plantas de Canadá. "El traslado de la producción a países como China permitirá a la compañía hacer frente a siete años de declive en las ventas, tras haber registrado beneficios récord de 7.100 millones de dólares en 1996. En 2002, las ventas sumaron sólo 4.100 millones, y para 2003 se espera una bajada de entre un 2 y un 3 por ciento más".
Otro ejemplo es Philips, que ha decidido cerrar su planta en La Garriga a pesar de haber obtenido beneficios. Fuentes internas de la empresa comentaban que "a mismo trabajo, distinto salario", abajo se muestran los costes laborales en factorías de Philips (fuente: ABC 18/01/2004):

"Actualmente, la competencia no se centra en empresas dentro de mercados reducidos sino que ha pasado a ser una competencia global..."

0 comentarios:

Publicar un comentario